FIESTA DEL CANGREJO

¡No paro! ¡no paro! Ni siquiera puedo detenerme a hacer una crítica a lo Antonín Fajardo de mi estancia fugaz en Barcelona; pero como reseña de adelanto sólo diré que fue extraordinaria… ¡Extraordinariamente horrible! (Y esos signos de exclamación no pretenden transmitir jobialidad sino desasosiego, eh? que soy un ser complejo, oiga). Pero ahora no tengo tiempo, sólo ampollas en los pies.

Mañana me vuelvo a marchar y, en esta ocasión, a sacarme unas pelillas para poder mantener mi miserable pero encantadora vida de hippie autosuficiente y cada vez más cultivada. Cuando tengo hambre y sólo me queda cuscús en la despensa (y hace meses que me queda ese cus cus, o si no los hace, lo parece; que viene a ser peor…) pues cojo un libro y lo leo, así, sin darme importancia ni nada.

Serán cuatro días, con sus noches y, sobre todo, sus madrugadas, de trabajo intensivo en el bar de mis tíos poniendo cubatas por doquier; así que si os queda a mano Palencia y, más concretamente, Herrera de Pisuerga pues… yo seré la camarera sonriente de escote voluminoso y cara de “quien me mandaría a mí ponerme este escote voluminoso?” mientras a sus espaldas unos señores de mediana edad emiten distintas variedades de rebuznos… O, ya que soy una romántica (este hecho ha quedado confirmado, subrayado en mayúsculas y negrita en las últimas ediciones)… cabe pensar que sea como carajo resulte ser mi escote (la premenstrualidad suele convertirme en Sofía Loren) aparecerá un joven maravillosamente caballeroso y arrebatadoramente sexy que me excite un poco, que resucite de una vez por todas mi libido, que me obligue a depilarme y tal. De lo contrario finalmente acabaré yendo a castings para protagonizar una versión teatral naturalista y nudista de El planeta de los simios; no sólo por aptitud sino también por mi actitud, idéntica a la de la simia de la película cuando miraba a Charlton Heston. A mí me pasa lo mismo, sólo que cuando miro a cualquier hombre, vivo o muerto, en la realidad o la ficción, incluído Charlton Heston (que era de verdad pero ya no es). Y si no habéis visto la película no pienso aclarar a qué me refiero con esto y, de hecho, me permito deciros que me dais una vergüenza horrible – ahora mismo me estoy poniendo colorada y en cualquier momento me taparé la cara sin poder evitarlo -; El planeta de los simios es una obra maestra de la historia del cine y además salen culos.

P.D: Y ahora os pregunto yo; si A te dice frente a un acto bello que has hecho por B: “Que sepas que B ha flipado.” ¿Qué pensáis? B está horrizado, B está encantado, B piensa que padeces alguna clase de patología y va ponerte una orden de alejamiento o B se estaba metiendo una raya cuando hiciste aquello tan bonito y claro, lo flipó. (Nota: No vale decir con excasísimo y ultrairritante sinsentido del humor: “yo creo que la opción B”, ¿vale? Que somos todos muy listos…)

Dichoso verbo flipar…

A mi me flipa Sebastián:

Tiene cara de Pepe

 Si es que ese es su verdadero nombre…

Piro a la fiesta de Sebastianes cocinados, ahora me parece mucho más cruel todo. Y después me iré a Italia. Y lo cuento aquí sólo por el placer que proporciona restregar estas cosas antes de hacerlas; eso unido a acorralar a tus amigos para enseñarles las fotos o el video (esto ya es un pasote…) de tus últimas vacaciones, es un subidón brutal.
Anuncios

CAER DE BOCA

Lo terminé. Justo a tiempo. Una historia sobre los complejos, las inseguridades y las necesidades del homo romantics sapiens. Mañana a estás horas estaré en estado de levitación. Sea como sea espero no tener que cambiar a la vuelta la decoración de mi salón, porque se me haya caído alguno de los siguiente mitos:

Parte alta del armario de mi salón de hippie independizada…

Parte baja del armario de mi salón de mitómana sin remedio.

Y por último un fragmento de mi guión inédito (que no era coña lo de la troglodita enamorada…):

Calentamiento by you. Mi guión, tumbado; bosteza…

La escafandra y la mariposa

He terminado de verla con un constante dolor pectoral, angustiada e hipnotizada a un tiempo y me he sentado aquí a la busca de quitármela inmediatamente del pecho y la cabeza pensando que, tal vez, en el blog de mi gurú actual encontraría el antídoto, y muy lejos de la realidad, me he topado con una relación de fotografías tomadas en un mismo espacio (plaza de toros de Santoña) y tiempo (ni idea) desde varios puntos de vista distintos. Resulta altamente inquietante; los catalanes son más pretenciosos incluso que los franceses (?!)                                                                     

Mathieu Amalric
Mathieu Amalric

       En realidad, todo esto viene por mi ancestral envidia hacia todos aquellos que tienen mayor sensibilidad artística que yo y van por ahí paseando su Reflex allá donde les lleva el viento, que para mí hasta que conocí a David G. Martinez, Reflex era un spray para aliviar el dolor de golpes -negaré haber escrito esto ante cualquier jurado popular -.

       Y con eso sí que se pueden hacer multitud de metáforas hasta la nausea del más intelectual de tu clase. Me refiero a comparar el dolor físico aliviado por el spray Reflex frente al dolor emocional captado por un cámara de fotos Reflex.
      No llevo ni dos párrafos y acabo de darme cuenta de que me va a ser complicadísimo expresar correctamente lo que pretendo. Es
terriblemente claustrofóbico exprimir neuronas sin jugo; esto va a ser culpa de los carajillos mezclados con Guinness en mi estómago que me pimple ayer mientras Ana hacia esculturas de medusas con trozos de servilleta de papel. Está claro que hay artistas y luego está la gente como yo, riéndonos de ellos en nuestra patética ignorancia.
     Y todo este rollo, chicos, para decir que en el fondo y aparte de la Banda Sonora no me ha gustado un carajo La escafandra y la mariposa y eso me jode; porque hubiera quedado genial en mis futuras hipotéticas reuniones con las elites intelectuales del país diciendo cuán conmovedora me resultó Le Scaphandre et le papillon; porque claro, en las saunas con cogines infestadas de incienso que los bohemios denominan cafeterías, cuando citas una película francesa tienes que hacerlo en francés; si no luego no te invitan a la absenta.
    Dicho esto me voy a la cama, cabreada, muy cabreada y eso sí, sin privarme de soltar la siguiente crueldad ambivalente; hasta un tio francés agitando un párpado tiene mayor talento literario que yo.
Allons enfants de la patrie…

HOY BESOS… EL MARTES PIRULETAS

Intento centrarme pero no me sale, voy torciéndome alternativamente a un lado u otro. A la búsqueda del estado zen y del tiempo perdido adjunto mi popular – relativo – videoclip de besos; porque es lo más relajante que he hecho nunca para mimar mi conciencia creativa y tal…

Besaros más y hablad menos.

Mal de Capgras

Anoche tuve una horrenda pesadilla relacionada con este tema. El Mal de Capgras, para el que no esté instruído en estas mamonadas, es una enfermedad psicológica consistente en tener la sensación de que un ser querido y allegado a ti ha sido sustituído por su sosías, por un doble, un impostor, vaya.

De pequeña soñaba que mi madre estaba duplicada y a veces mientras la primigenia mamá tejía en el salón la otra se encerraba en su habitación a conspirar y mirar aviesamente a cualquiera que la interrumpiera en su estado de trascendencia maquiavélica. Aparte de esto creo que Kristin Scott Thomas es un ciborg réplica de sí misma en el pasado; lo notaremos dentro de veinte años cuando siga teniendo cuarenta. Que no está mal aparentar cuarenta cuando deberías parecer una abuela pero la pobre Kristin ya parecía tener cuarenta cuando tenía veintitantos; que por algo en todas las pelis la ponían de nombre “Fiona”, que suena a frígida intolerante y tiránica de origen noble.

 Sí…sí… te he pillado Kristin…

El caso es que cuando busqué en la sagrada Wikipedia (responsable en amplia medida de que los colaboradores de late shows parezcan cultivados) información sobre el Mal de Capgras me apareció un “mal” infinitamente más interesante El Síndrome de Frégoli.

Fregoli era al parecer un actor italiano de principios del siglo pasado capaz de interpretar a varios personajes al mismo tiempo en una obra. De ahí que el síndrome que lleva su nombre identifique a aquellas personas que creen que un conocido allegado o no, es en realiddad la encarnación de otra persona también conocida o querida en el pasado por el paranoico en cuestión. 

Gracias a esta información extra adquirida en menos de media hora – qué aventura el saber! – he comprendido que padezco quizás en un medida anecdótica y del todo variable un poco del Síndrome de Fregoli y por eso me gusta tanto el charcutero del Mercadona, porque estoy convencida de que es Kiko, mi primo tercero al que no veo desde la infancia pero que siempre he adorado en el casi absoluto desconocimiento mutuo.

 Este es Fregoli con un sombrero levitando sobre su cabeza.

En otro orden de cosas…

Test del hombre ideal news…

Un chiquillo de menos de 19 años cuyo héroe es Woody Allen se ha colado para hacer el test. Me ha recordado a mí misma a su edad y por respeto a mis menores no le he evaluado pero merece mención de honor; así que: ¡Mención de honor en negrita para el chiquillo de menos de 19 años!

Por otro lado Nikrom, ya he solventado mi confusión con respecto a la autoría de las respuestas parafraseadas en el último post encontrando las tuyas reales – gracias por las pistas – y, aunque tu respuesta sobre el mesías encargado de salvar a diez personas del apocalipsis era notable, el resultado final es un 62%. Vamos que podríamos tomar un carajillo juntos y no acabaría en drama; pero es que odio los pepinillos… ¡los odio! 🙂

Y… Elio! Jo, me ha conmovido tu sinceridad, eres uno de los pocos que en la pregunta de Perdidos no ha respondido “Hurley, el obeso bonachón” – una respuesta trampa, que sois más inocentes… – y el único entre todos que se ha decantado por Jack; sí, señor! Gracias a que además eres un cabezón cervecero y Scarlett Johanson no es anoréxica has conseguido el resultado más sexy de la tabla: un 69%.

Nadie, por supuesto, ha logrado desbancar a Alejo del podio. Aún así todo esto es fútil ahora mismo dado que el martes me “encontraré” con mi sosías emocional; el plurimencionado… (Redoble de tambores…):

¿¿¿¿BRUCE WILLIS????

 Qué nooo… jo, picais siempre, eh? Ains…

Me refería a un tipo mucho más atractivo que este, donde va a parar…

 He escogido esta foto porque estoy en proceso de desmitificación.

Sí, voy a ver a Berto en vivo y en directo al plató de Buenafuente ha salido un momento. Iré acompañada, en definitiva, de mi auténtico héroe, mi mejor amigo, David. Un hombre más bello que el primero y tan ingenioso como el segundo, vamos, la repolla:

David y yo ejerciendo de amiguines

 Bueno, creo que con esto ya he conseguido escribir un post más largo que el último comentario de Nikrom (ja!) Ahora veré una película pedantísima de Julie Delpy y puede que más tarde os confeccione un nuevo test (esta vez no será anónimo: “después de visto, todo el mundo es listo”; mi padre dixit).

 

 

 

                                      

MI HOMBRE IDEAL CASI EXISTE

Ante la insistencia generalizada – por lo menos cuatro personas distintas me lo han pedido; algunas sólo con la mirada… – he de revelar por fin o de nuevo o en principio… quién es el individuo que más cerca está de ser el hombre perfecto para ponernos ciegos juntos de guinnes y de sexo desenfrenado de aquí al geriátrico.

Pero antes de nada he de hacer una aclaración importante. Alejo… se que hace un par de días tú, supuestamente, eras el candidato más aventajado entre esa marea de desconocidos de los que sólo sabía la hora y día en que habían decidido averiguar si eran compatibles conmigo, oh, encantadora extraña. Pero en las últimas horas, un tipo listo, de un foro de esos en los que suelo entrar para calmar la revolución de hormanas que atosigan mi interior atormentado – hace un montón que no hago sexo además, ni siquiera a solas – ha dado la campanada. Sus respuestas fueron…:

21/07/2008 11:08:31:

– ¿Qué edad tienes, mozo?
Entre 20 y 25 años

– ¿Con cuál de los siguientes personajes de Lost te identificas más?
Sawyer (el mujeriego charlatán)

– Elige una de las siguientes ciudades para vivir:
Barcelona

– Si vieras a la novia de tu mejor amigo cometiendo adulterio, tú…
Harías fotografías y le mandarías anónimos para que se enterara sin mojarte tú directamente

– Marca cuales de los siguientes libros has leído:
La insoportable levedad del ser, La metamorfosis, Demian, La inmortalidad

– ¿Alguna vez has sido infiel?
No, jamás, me parece una inmoralidad 

-¿Usas gafas?
No, no las necesito

– ¿Cuál es tu estilo a la hora de vestir?
Nunca me había planteado si tengo estilo… 

– ¿Con cuántas mujeres te has acostado?
Más de quince y menos de 40

– ¿Con cuales de los siguientes adjetivos te identificas?
Emprendedor, Leal, Versatil, Incisivo, Divertido, Masculino, Sexy 

– Si fuera nuestra primera cita y tú te sintieses atraído, qué me propondrías?
Te propondría ir a emborracharnos juntos, estaría demasiado nervioso para cualquier actividad sobria

– Combina tu ensalada perfecta a partir de los ingredientes que elijas de la siguiente lista:
Lechuga, Cebolla, Maíz, Atún, Patata cocida, Frutos secos 

– Si hubiera un exterminio masivo poblacional y tu fueses el mesías todopoderos responsable de elegir a diez personas para sobrevivir y repoblar el planeta a quienes salvarías:
Salvaría a un médico, un científco, un poeta, un arquitecto, un agricultor, un químico, un antropólogo, un genio multidisciplinar, un humorista y a Scarlett Johanson (presuponiendo que sea fertil)

– Mi héroe es…
Mi padre 

– Si tuviera que pasar una noche de sexo loco, loco, loco…
Penelope Cruz

– La cualidad que más admiro/codicio en una pareja es:
El sentido del humor

Gracias a las cuales obtuvo un 70’25% (Lo he calculado con método de la cuenta de la vieja, infalible) Grrrr… Nikrom…

No sé por qué adjunto las respuestas, estoy un poco flipada hoy, perdonad.

No obstante, no pudo superar a Alejo, que es dónde quería yo de llegá” con un 72’25% de puntuación. Gracias posiblemente a dejar varias respuestas en blanco, lo cual siempre otorga un misterio añadido pero… en el fondo es trampa, truhán.

Aún no puedo decantarme por ninguno, dado que hay dos inquietantes seres que han respondido en la crucial pregunta número 7: ¿Usas gafas? ; Sí, pero sólo las monturas. Esto me ha nervitado sobremanera y aún estoy en estado de pseudoshock.

Adjunto este cutrefotomontaje para la reflexión que he encontrado por ahí, buscando material gráfico para mi guión inédito sobre la troglodita enamorada del hombre del tiempo:

Este podr�a ser a groso modo mi hombre ideal
Este podría ser a groso modo mi hombre ideal

Venga, bah! Anímate tú también, que lo estás deseando…

[iframe src=http://spreadsheets.google.com/embeddedform?key=piMjy8_NjpkJIQXz57o0gPg&hl=es width=”310″ height=”3707″ frameborder=”0″ marginheight=”0″ marginwidth=”0″>Cargando…</iframe]

RAFEL BARCELÓ

Porque siempre me gustaron más los secundarios carismáticos y Berto se está haciendo demasiado popular… Además los guionistas son dignos de toda mi más sincera admiración y… hoy tenía ganas de escribir tropecientos post seguidos, porque estoy profundamente nervitada y en casa de mis padres, que sí tienen conexión.

 

Rafel Barceló, autor del Microrrelato 3. Mi favorito, con perdón…