TENGO PANTOBILLOS

No puedo evitarlo, ni siquiera es obsesidad, es genética. Anoche decidí que era mejor aceptarlos y amarlos en su robusta realidad y me concentré en las ventajas de poseerlos. No encontré ninguna reseñable aparte del hecho de poder llevar calcetines sin gomilla porque la costura queda prieta por el volumen de pierna existente en la zona.

El concepto de “pantobillo”, para todo aquel que sea ajeno a la acumulación de líquidos – cabrones inconscientes y felices… – denomina el fenómeno que se produce al fundirse en uno la pantorrilla y el tobillo sin que sea posible encontrar distinción entre ambas partes de la pierna, enlazando directamente el gemelo con el pie. La visión que muy probablemente os ha producido de mi persona esta alarmentemente sincera declaración, habrá sido sin duda alguna la siguiente:

 

No os avergoncéis, yo también soy un poco hija de puta a veces; déjenme sola en una sala de espera de un ambulatorio de la Seguridad Social y saldré de allí con espasmos producidos por las carcajadas contenidas de tanto recrear mentalmente los pensamientos en off de desconocidos. Algo que, por otro lado, os recomiendo a todos los que debáis cubrir a pie trayectos de más de diez minutos; es mucho mejor inventarte traumas tragicómicos de gente ajena que ir con Tom Waits en el reproductor de mp3. Luego llegáis a cualquier sitio con ese aire de superioridad y pedantería que produce el escuchar a un tipo tan pretencioso: 

 Menudo subidito… ¡Haz gárgaras ya Tom Waits! ¡Escúpelo!

Por lo demás, está claro que siempre hay que ceder en algo, el día que amanezca con aquel que habrá de convertirse en mi compañero vital y de entre las sábanas que cubran nuestros cuerpos desnudos y fatigados por el maratón coital de madrugada asome uno de mis pantobillos sin pudor alguno y mi amante esposo exclame: “¡Madre mía, cari, con esos flotadores podrías caminar sobre el agua cual mesías contemporáneo!” ¡Entonces! ¡Y sólo entonces lo sabré! Sabré si el amor existe.

Y dicho esto voy a leer un relato erótico de algún sudamericano, que es lo más parecido al sexo de lo que gozo en mi actual circunstancia y porque la mayor parte de las veces me río tanto que se me olvida la razón por la que en principio fui en busca de relatos eróticos y mi asexualidad se reafirma más si cabe. Dentro de poco me agenciaré una burbuja de plástico para vivir en ella, como John Travolta y pegaré la cara al film transparente para que la gente me de besos asépticos. Seré la tía más popular del barrio.

 *Nota: He reeditado esta entrada cambiando la foto de Tom Waits dado que la anterior no aparecia (misterios de la nueva tecnología… fallos de matrix ¡qué se yo! Como veis en la nueva se parece todavía más a Chiwaka. ¡Jódete Tom Waits!

 

 

 

 

6 comentarios

  1. Jo, yo también tengo pantobillos. Es terrible ponerte un vestido medio elegante para una boda y ver que toda tu feminidad se estropea ahí abajo.

    • YO TAMBIEN LO ODIO ! LO ODIO !!!!!!!!!!!! POR MAS KE HAGO DIETAS PARA NO RETENER LIQUIDOS LOS TENGO ! NO LOSOPORTO , DIGANME QUE HACER ?

  2. Ya te digo, coleguita. Posiblemente si no tuviéramos pantobillos nos depilaríamos con cera profesional en lugar de cuchilla, pero total, para lo que van a lucir las piernis, mejor abaratar. Qué cruz…😦

  3. Ja,ja
    sinceramente…genial
    si los pantobillos son tu fuente de inspiración, no están tal mal, no?

  4. bueno, a veces no sabemos xq se dan las cosas, la retencion de liquidos es en realidad la funcion q cumple el cuerpo para guardar toda el agua suficiente y los nutrientes suficientes para poder sobrevivir, y xq los guarda? porq no le estamos dando suficiente de eso: agua y nutrientes, el cuerpo es una maquina asombrosa, piensen en esto: si anuncian q cortaran el agua y cerraran las tiendas de comida x varios dias q harian? pues comenzarian a almacenar agua y comida en sus casas de seguro. mas informacion y una solucion escribanme a reto12@hotmail.com

  5. jajja igual tengo pantobillos pero nunca me ha importado, claro en la secundaria estaba llenito y no se notaba, en la prepa por otro lado molestaban al respecto pero igual me importó un bledo y ciertamente amo mis pantobillos🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: