Mujeres

Ayer Woody volvió a jugármela. No os dejéis engañar, es un video de vacaciones y Penélope tampoco está tan bien; sólo que los otros dos del trío resultan tan insulsos que cualquiera les eclipsa. Lo único soportable a mi parecer, aparte de la infografía de los títulos de crédito (la excepción incorruptible a pesar del paso del tiempo en la filmografía Alleniana), fue Rebecca Hall, el único ser coherente y complejo (moderadamente)entre esa marea de frívolos del carajo que impregnaba la pantalla de un insoportable regustillo a nada:

Rebecca, a la que había conocido ya casualmente gracias a mi romance pasajero con ese descomunal intérprete que intuyo se echará a perder en menos de un lustro que es James McAvoy. Les vi juntos en una peliculilla titulada Starter for ten, ambientada en una universidad británica en la década de los ochenta que contaba la historia de un chico inteligente y simpático pero terriblemente inocentón cuyo sueño más elevado es participar en un concurso televisivo de cerebritos. Mientras se entrena para ello se enamora de una rubia caracazo que hay que suponer que es francamente guapa y ningunea, por otro lado, a su amiga judía (Rebecca Hall) porque es demasiado lista, atractiva, divertida, interesante y alta como para aprender a apreciarla dentro de los primeros 45 minutos de película. Un truño estupendo. Mucho mejor que Vicky Cristina Barcelona y que, por supuesto, crea menos espectativas para echar por tierra.

Woody está gris. Woody se pudre.

El personaje de Javier Bardem es un gilipollas de personalidad epidérmica.

Punto en boca.

Eso sí, si os apetece ver a tres tipos de mujer sumamente dispares, resulta interesante como catálogo de lo que viene a ser la nueva sex symbol en Hollywood. Adjunto pues un videoclip de esos que me divierten tanto donde intenté incluir a las más importantes muchachillas que han pisado la meca en los últimos cien años. Espero que lo disfrutéis y me comentéis las bajas, si os apetece. Yo voy a echar una siesta y aprovechar para soñar una Vicky Cristina Barcelona menos soleada, más divertida, con un poquitito de sal, un meneado de ironía ¿es que ahora le dirige las películas Edward Burns? ¡Dónde vamos a parar!

5 comentarios

  1. Qué añadiría yo a ese vídeo… como soy un poco rarito aparecería de repente, como una aparición, Samantha Morton; de entre los restos. Pero mi pasión por ella es circunstancial y desconocida, quizá por eso no sale. Barbara Hershey saldría bastante si supiese hacer un vídeo, pero no sé. Por eso no sale, imagino. Pero sin duda son más los aciertos que las ausencias, y sobre todo, el vídeo está muy bien por la ausencia de desaciertos: agradezco a la autora que no aparezcan ni Rebecca De Mornay ni Kate Beckinsale, por ejemplo, que habrían destruído por completo el valor del mismo. Yo en un vídeo habría puesto a muy poquitas actrices, porque soy un poco fetichista… Ava Gadner, la Susan George de Perros de Paja (sólo esa Susan), la Rita Hayworth de la Dama de Shangai; a Barbara y a Samantha que me gustan mucho, como ya dije, y poca cosa más. A la Deneuve no le tengo mucho aprecio, salvo en Repulsión, por el miedo que daba. Vale, también pondría a Isabella Rossellini. Y bueno, por una especial admiración hacia su modo de vida, creo que María Félix quedaría muy bien en cualquier vídeo.
    Pero no sé hacer vídeos. Y mi madre era muy parecida a Audrey Hepburn, con lo que jamás la sacaría en un vídeo, por miedo a los depravados como yo mismo. No sé.
    El vídeo está muy bien.

  2. Pues a mi me gustó. Bastante para pasar el rato, he de añadir. Saludos.

  3. C. Sandro, cuando has mencionado a Isabella lo he visto claro. ¡Falta Ingrid Bergman! No puedo creerlo, aún. Tendré que reeditarlo quitando a la Deneuve que realmente siempre me ha caido como el culo e incrustando a Ilsa… jopelas, soy lela.

    Cristina, no te digo yo que no se pase el rato, a mí me entraron ganas de mear a los quince segundos de que saliera Penelope Cruz – no va con doble sentido y, si lo fuera, tampoco sabría cual – así que estuve una hora intentando concentrarme para ignorar a mi vegija; ahí fue donde lo descubrí. Concentrarse implica zambullirse y ahí arriba no había más que un agua quieta y poco profunda. Si te tiras de cabeza… ¡Mar adentro!
    (perdon)

  4. Vale, en eso tienes razón, pero para remojarse los pies el agua quieta y poco profunda no está mal, ¿no? Qué decepción si esperabas hacerte unos largos… De todos modos, Rebecca me fascinó-no la conocía- y me gusta como evoluciona el personaje que tiene.

    Tú eres una cinéfila empedernida y yo apenas he visto cine, eso influye, no me lo tengas en cuenta, estoy en ello:) Me gusta tu página, tus posts y los fragmentos de las pelis que eliges. Gracias por compartirlos.

  5. De nada, Cristina, gracias a ti por decir que lo disfrutas; espero tenerte amenudo por aquí y que nos enriquezcamos todos desmenuzando productos culturales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: