Au revoir… Benvingut!

Durante unos cuantos maravillosos días voy a vivir, de manera que es altamente probable que no escriba (no tendré conexión y los cibers están muy caros en la ciudad condal). Me mudo a Barcelona, señoras, señores, señoritas y pajilleros míos!

Este blog está condenado a convertirse en el diario de una Amelie impostora. ¡No lloréis! Yo no lo hago…

Anuncios