Arcadas de cariño

Anoche me disfracé de prostituta medieval de fantasía y me fui a una cena de trabajo donde de los más de treinta asistentes la única que me caía realmente bien era yo misma. Y tampoco te creas tú que en exceso porque tuve momentos realmente antipáticos e hipócritas, hasta que sirvieron el vino, claro. Me refiero al tinto, después de la dos botellas de blanco. Llegados a ese punto ya me caía excelentemente bien, me hubiera ido a la cama conmigo a las tres ya, menudas ganas que me tenía; pero hasta las ocho no conseguí desnudarme.

Rodeada de belcebúes lloricas conocí uno de los sitios más pijos en los que creo haber paseado mi trasero jamás y tuve una discusión ridícula con un chulo playa digno del primer premio de una convención de idem. Vamos, si hicieran olimpiadas de la gilipollez el podio sería de una sola altura porque ese tipo se llevaría los tres primeros premios. Me habló en catalán toda la noche y yo acabé optando por replicarle en inglés; inglés etílico además. Al final cejó en su empeño de intentar ligar conmigo cuando comprobó que su nivel de escocés era totalmente vergonzante y aquello se parecía cada vez más a un diálogo de besugos gangosos.

Lo único que aprendí de una de las noches más forzadamente trepidantes y gratuítas de mi vida es que jamás seré famosa. Y os voy a decir por qué, lo estáis deseando pillines, no disimuléis. Jamás seré famosa, digo, porque nunca enrollaré un billete de veinte euros y me lo colocaré en la entrada de una de mis fosas nasales. Digo de veinte pero se puede aplicar a las distintas variedades de los billetes en curso legal, por supuesto, me imagino que los que viven en Pedralbes se hagan rulos con los de doscientos o quinientos. Sí, señores, estoy escandalizada, escandalizada. Y la pista definitiva para concluir que me pasaré la vida en el ostracismo fue escuchar esta frase: “Así que tú eres una chica sana, no?”. Pero qué coño… ¿tú me has visto hacer footing, capullo? El que no me meta coca no significa que sea la jodida Jane Fonda (bueno, qué ingenua y desafortunada utilización, cada día soy más mona).

En fin, tenía ganas de escribir un post de desahogo y a motor antes de vomitar. Espero que los que me consideráis encantadora e inteligente no os sintáis defraudados por esto y que los que me aborrecéis o envidiais no disfrutéis con esta basura como si fuera un pequeño triunfo personal verme degenerar en público.

5 comentarios

  1. hey! x culpa de nuestra amiga en común suelo leer a menudo tu blog, no hasta el punto de qe me puedas considerar una loca esqizofrénica sin vida [aunqe x las historias qe se sobre las chicas del foro de un tal berto romero, yo no diría qe soy una loca… jaja] pero me entretiene en mis ratos de “estudio”.
    nada solo qería darte la enhorabuena x el blog y espero qe te acuerdes de tu fan #1 cuando seas famosa y estes recogiendo un emy o un oscar.. o lo qe sea con o sin billete de 20 euros en tus fosas nasales (aunqe tengo qe admitir qe si lo haces con un billete de 20 euros en tus fosas nasales el discurso se me hará más ameno)
    ya puedes imprimir el comentario y demostrar qe sí tienes fans.. jajaja
    un besin!

  2. Jimena, me mola tu actitud.

    ^____^
    He mojado un poco, incluso. Aunque fueras una loca esquizo sin vida también me caerías bien, todos los que tenemos blog somos un poco así después de todo.

    ¡Gracias!

  3. eh…. le he tenido qe preguntar a Lucía x lo de “he mojado un poco, incluso” jajajajaja perdona, todavía me qedan unos cuantos años para perder mi ingenuidad … ha sido demasiado cómico qe tenía qe escribirlo, x vergüenza propia (creo qe esta frase no tiene ningún sentido..)
    enfin..
    ¡de nada y gracias a ti!

  4. Cuando me hablan de mojar pienso en magdalenas en café, porque café es lo único que mojo… esto, quiero decir, ¿que no serás famosa? ¡Pero si (casi) toda la comunidad bloguera te conoce! Además, ¿no ves que lo del billete en la nariz es opcional? Aparte; ¿Y eso por qué? ¿Es que para sacar petróleo no basta el dedo? ¡Ja! ¡Qué ingenua es la gente!

  5. La comunida bloguera suena… tan sectario y masónico. A mí me asusta, creo que me confunden con una celebridad de incógnito. Bendita ingenuidad pues…
    Me encantaría saber si hay alguien célebre que jamás haya tonteado con los opiáceos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: