Inventario de virtudes

Parafraseando un diálogo que escuché en mi infancia:

“- Querida tienes unos ojos increíblemente profundos, una piel exquisita, unos labios irresistibles, un cuello…

– ¿Me piropeas o te limitas a hacer inventario?”

Han pasado muchos años y no podría jurar – bueno, podría, no tengo una biblia bajo la mano- si la actriz dueña de esta réplica era Jean Harlow. Le pega más a ella que a Mae West, esa viejuna prematura que se dedicaba a soltar comentarios subidos de tono a jovénulos estirados en los años treinta. Jean fue la principal referencia de Marilyn Monroe. Sí, el mundo del estrellato hollywoodiense es una hilera de imitadoras. Ya sabéis, ¿no? Marilyn, en la cual se basó Madonna en sus comienzos de guarrona punky. ¿Madonna tampoco? Si, hombre, la mujer en la que quería convertirse Britney Spears.

Hemos pasado de esto:

 

a esto:

En sólo setenta años. ¿No es divertidísimo contemplar como se desvirtúan los conceptos? Y eso que me he mostrado compasiva con la foto escogida de la Spears.

He pensado seriamente en el hecho de que la provocación verbal de Jean Harlow haya devenido en la escasez de tela sobre el cuerpo de Britney. Las réplicas punzantes, las observaciones brillantes y los parpadeos de caída ralentizada e hipnótica al hablar, se han convertido en una tía que orgasma con sólo apretarse los shorts.

Antes ser un símbolo sexual exigía agudeza y agilidad mental, levantamientos unicejiles,  andares sibilinos y caladas sostenidas exhalando un humo espeso como bruma londinense. Hoy ser un sex symbol es ponerte colágeno en los morros y salir en una sesión fotográfica perfectamente bronceada, muy seria y con los ojos turbados por el imperioso – aparente – deseo de fuchicamiento. La insinuación remota se ha convertido en la invitación devota. Si antes el chico tenía que ganarse un pico de la protagonista intentando esquivar dignamente puñales dialécticos ahora la puedes llamar “guarra” a la cara sin buscar siquiera un eufemismo elegante y ya tendrás la certeza de que te pagará ella misma la habitación del motel para que la sodomices.

Y no, no es este un artículo para posicionarme en contra de esta aparente decadencia. Qué va… Es una invitación a que os recarchutéis todas, os tiñáis el pelo de colores de fantasía, os recortéis los vaqueros y miréis bizqueantes a vuestra presa amorosa porque, cuantas más mujeres haya en el mundo que se abran de piernas mientras dan las gracias más posibilidades tendré yo de encontrar marido entre todos vuestros examantes. Gracias Jean por enseñarme todo lo que sabías, gracias Britney por enseñárnoslo todo.

4 comentarios

  1. Pues yo me quedo con Anne Hathaway con los ojos cerrados.

    P.D. Pero cerrados yo, ¿eh? ¡Que los ojazos de Anne son dignos de ver (y hay buen cacho para eso)!

    P.D.2 No es coña, esta tía me encanta.

  2. Lo sé; tienes un desarreglo hormonal.

    No me siento nada solidaria con mi género hoy; es extraño. Normalmente me caen bien las mujeres, incluso los adolescentes ambiguos, pero ya ves… puto Schopenhauer; va a acabar conmigo.

  3. seeh britney es pop porno, hasta rapada y gorda tiene su puntillo grrr..

  4. Me ha presentado una conocida virtual común, y he de decirle que me encanta su mordacidad, y la leo con fruinción en estos momentos. Postrada a sus pies quedo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: