ENTRE VISTA

LEÓN. MAYO. 2009.

Llego y me recibe con el rimel corrido y el look del viejales sabiondo de Érase una vez la vida. Me prepara un capuccino de sobre y espolvorea cola cao por encima. Se rasca la nariz sin ninguna clase de feminidad, pasándose toda la mano por ella, presionando y sorbiendo cual gocho resfriado. Nos sentamos en la cama de su habitación y coge un peluche de Super Coco “sólo lo hago para caerte mejor y que lo reseñes en la entrevista”. Se coloca el sujetador, se busca paluegos de frutos secos con la punta de la lengua sacando morro como si fuera Tom Waits y me mira con suficiencia esperando que empiece a interrogarla.

BUSTER KEATON: Buenos días, Marti.

MARTA: Buenos son, Buster.

B.K: La verdad es que pensé que te ducharías antes de concederme la entrevista.

M: Vaya, Buster, tú estás muerto y yo no lo voy diciendo por ahí, ¿verdad?

B.K: No puedo calibrar el contenido de todas tus conversaciones privadas.

M: Júralo… Si pudieras ya te habría puesto una orden de alejamiento, ¡puto loco!

B.K: Dicen que estás muy a la defensiva desde que te enteraste de que a tu amigo el poeta camarero anoréxico le van a adaptar un poemario al cine.

M: Noto algo de resquemor en tu descripción de Yago, ¿habéis tenido un rollo? Siempre pensé que era algo necrófilo… Pues hombre, qué te voy a decir, cuando se me pasó la cagalera después de leer su entrevista de El País sí que me dió rabia no habérmelo tirado nunca; más que nada para hacer un chiste sobre su pene aquí y darle algo de popularidad.

B.K: ¿A su pene o a tu blog?

M: Todo lo que hago lo hago por mi blog, ¿no está claro?

B.K: Hombre, un poco falocéntrica también eres… ¿Qué haces?

M: Nada, me ha llegado un mensaje de facebook; era mi excompañero de piso persa echándome mal de ojo. Creo que me está sentando mal ahora la comida mexicana que cené la semana pasada.

B.K: Joder, menudo cabrón. ¿Y qué hay de aquel chico al que le hiciste el video? ¿No te contestó, verdad?

M: Ni creo que lo haga y menos después del mal de ojo. Dios, ¡qué vida tan apasionante llevo!, es un torbellino de emociones. Lo cierto es que creo que fui demasiado sutil tanto en la forma, como en el fondo, como en las alusiones poco definidas a su persona. Debí grabarme a mí misma desnuda frente a una web cam diciendo: “Hola Tomás, te voy a hacer tantas guarradas que se me van a pudrir las encías.”

B.K: ¡Oye, ese chiste es de Piñol!

M: Hombre, es que para un tío con talento al tiempo que decente que conozco tendré que citarle, ¿no crees?

B.K: ¿Crees que los tíos divertidos no tienen corazón?

M: ¡Cómo dominas la retórica, Bust!

B.K: Cuéntame, ¿cuáles son tus proyectos a medio plazo?

M: No sé, después del mal de ojo creo que me dejaré llevar por la entropía o puede que escriba un monólogo con el mail del persa, tiene bastante enjundia. Podría limitarme a leerlo en público imitando su acento y ya resultaría de lo más transgresor como espectáculo; aburrido sí, pero innovador. Los gafapastas sufrirían ataques epilépticos de placer escuchándome.

B.K: ¿Y qué hay del amor? Ese motor de tu santa existencia.

M: Oye, no te cachondees, subdimensionado mental. Estoy en un punto en el que no me gusta nada que se pueda tocar.

B.K: Interesante respuesta.

M: ¿Ah, sí? Pues lo he dicho a motor, ¿eh? Yo es que hasta que no cago no medito con claridad.

B.K: Claro, como piensas con el culo.

M: ¿Qué? Bueno, volviendo del W.C. y a tu pregunta de moñas. Creo que en lo sucesivo lo intentaré con guaperas descerebrados y sosos, son muchísimo más fáciles de tratar. Los tíos inteligentes e ingeniosos que se quejan de no follar son unos estrechos del copón y además les sobran pretendientas.

B.K: ¿Crees que el friki es el nuevo dandy de la enferma sociedad en la que vivimos?

M: Creo que los frikis han interiorizado tanto el rol de castigador televisivo de los ochenta y noventa mientras eran rechazados por toda clase de muchachas en su adolescencia que se ha desarrollado en su interior un pequeño David Hasselford de rencor. Y claro, les ofreces el mundo y ellos te eructan en la cara porque son más chulos que dios.

B.K: ¿Y no piensas vengarte sobre nadie por culpa de tu rechazo continuado por parte de esos bastardos insensibles?

M: El despecho es demasiado femenino y ya sabes que yo soy igual que un tío o, al menos, y tal y como dice un amigo “cómo un tío durante los cinco minutos posteriores a haber eyaculado”. Por eso creo que si no me funciona la nueva táctica de ligar con guapos idiotas le pediré a El opositor que abandone a Patricil y me fecunde. Al fin y al cabo eso sí sería una evolución en mi vida; jamás me lo he hecho con un tío espabilado, gracioso y con un polvo chachi.

B.K: ¿Te das cuenta de que tu última respuesta no podía haber ofendido a más personas al mismo tiempo?

M: Anda ya, ¡no me des tanto jabón Buster Keaton!

 

10 comentarios

  1. Vaya, siento lo del chico del café….aunque para otra, quizá hayas aprendido algo, aunque sea un triste topicazo, del palo de es mejor insinuar que ensañar…me asustaste hasta a mí con el video, y eso que yo soy de esos que, a pesar de su heterosexualidad, intenta seguir una dieta baja en testosterona. En fin, hija, seguro que no todo está perdido. Como ves, no creo en males de ojo.

    Acerca de esta nueva entrada, te anticipo que, como siempre, me ha gustado, aunque hay una cosa que no he acabado de pillar hasta que llevaba la mitad: Quien escribe el texto, en tanto que entrevistador, es Buster Keaton. Es decir, Buster Keaton ha vuelto de la tumba para entrevistarte a tí. ¿Me equivoco?

    En un principio, me había parecido que habías entrevistado a un Buster Keaton muerto y travestido. Ya ves, todo menos pensar que escribías la entrada desde un personaje que no eras tú.

    Bueno, y ahora me voy a tocar (el instrumento…quiero decir, la guitarra), que ya hace una hora que me debería haber puesto con ello. Nos leemos.

  2. Estoy ofendido, coño. Me parece que te estás riendo de mí o algo🙂

    Puedo hacer el intento de fecundarte, pero no sé si Patricil se lo tomaría mal. Me da que sí. Es muy posesiva, ¿sabes? Pero no sé, avísame cuando te canses de los guaperas descerebrados y te lo miro, ¿vale?

    Está molona la entrevista. Que Buster se desplace hasta León para hacerla es bizarrísimo.

    Besos,
    Pabler

  3. Habéis mancillado públicamente mi honor y mi dignidad. Judas. Exijo una satisfacción y me la voy a cobrar con quien más os duela.

  4. No puedes ser que el tio mas gracioso y tierno (que jamas dijo una palabra que lo desmintiera), te preguntara lo de: ¿Crees que los tíos divertidos no tienen corazón?, lo debiste entender mal, o es lo que querias oir, o todavia no habias cagado.
    Si hasta los hay divertidos y guaperas, que no follan y ni se quejan. Bueno un poco si nos quejamos…

  5. joder

    no sé ni cómo tomármelo.

    asi que me lo tomaré mal.

    que es lo se supone que se espera de mí.

    y de paso pongo el enlace de la peli.

  6. F.J. Magno, no acabo de saber si “ensañar” es una errata o unjuego de palabras finísimo. Yo creo que el video molaba horrores y el tipo es un descafeinado autofelador que jamás sabría reconocer el afecto aunque le golpeara como una suave palmadita en el culo. Yo tampoco creo en el mal de ojo, pero ya he zanjado el asunto. Ahora si me preguntan, diré que el video tiene un destinatario abstracto y generalizado. Que soy una filántropa, vaya.

    Pabler ¿me lo mirarás? ^_^ Qué encanto. No hay nadie como tú… no hay nadie como tú, mi amol… Tienes demasiadas virtudes como para no preferir tu amistad virtual eterna a cualquier otra alternativa.

    Patricil, frescah! Acabarás trincándote al “masificado” lo veo de vení.

    Yago, no existe la mala publicidad; lo oí en Sexo en NY o algo así frivolón y descerebrante. Fue ahí o fue en Sacrificio. Tarkovski eh? Hacía tiempo que no gesticulaba tanto al leer. Tengo agujetas faciales gracias a ti; no te digo na y te lo digo to.

  7. Uy! periandro… por poco lo olvido. ¿Cuándo quedamos?

  8. me das mucha pena

  9. Venga ya! Cómo si te quedase pena para repartir tras tanta autocompasión. Para una vez que en vez de “malvado” te llamo “inepto” en doce años; entiendo tu contrariedad pero sé un poco más elegante y cállate la boca por una vez. Actúa como un artista.

  10. Este despecho (el tuyo y el suyo) lo tenéis que arreglar en una cama redonda, Chaplina, y posteriormente publicarlo en el blog para regocijo todos los seguidores de ambos. Doce años sin sexo es demasiado para cualquier relación amistosa, normal que estéis en horas bajas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: