Ensaladas de buffet libre

Si pensabáis que había dejado un tiempo de luto tras mi último horrendo post sobre mis mal escogidas actividades íntimas que me hacían digna de pasar un puente en el infierno de los promiscuos ¡os equivocabáis! Lo cierto es que mi craso error (o graso, según desde qué perspectiva lo miréis) se convirtió en un paradójico empujoncito hacia el amor (aka amore) y ahora estoy de vacaciones en la villa de la alegría y el paroxismo (“paroxismo” es un término que llevo queriendo usar desde hace unos doce años cuando mi santa hermana lo utilizó para publicar un anuncio por palabras en el País de las Tentaciones. Creo, querida, que eres una de las personas más pedantes a la par que divertidas que he conocido jamás, te lo digo tocándome el pecho izquierdo, no porque el hecho me erotice, sino porque lo tengo justo encima del corazón).

Dicho esto, si no he actualizado antes ha sido porque la pantalla de mi ordenador está practicamente muerta, de cuando en cuando reaparece utilmente y se queda unas horas conmigo, lo justo para hablar un rato por el msn, responder algún correo y ver una supravalorada película online, en este caso Un beso a medianoche, que me ha proporcionado unas intensísimas ganas de cagar. Lo peor de todo, aparte de la insulsez generalizada y lo psicótico extremo del personaje femenino es que el protagonista se parecía a mi mejor amigo cruzado con una rata de dibujos animados y creo que mi subconsciente esta noche me la jugará y mañana iré al curro completamente zombie.

¿Chaplina has dicho “curro”? Sí, yo tampoco me lo creo. Tengo un curro de los de madrugar. Es la primera vez que se produce este fenómeno en mi vida. Nunca había tenido un trabajo en el que entrara antes de las doce de la mañana y en el que trabajasen en total más de quince empleados. Ahora me despierto a las 6:30 y comparto espacio con ochoncientas cincuenta personas. Debería estar horrorizada, pero las ensaladas al gusto por cuatro euros que me pimplo cada día unidas al hecho de que uno de los mini-jefes (no es que sea una persona de tamaño pequeño que manda en voz pitufada sino que es un chico de tamaño estandar que manda poco y sobre pocas personas) tiene apellido vegetal. Sí, podéis llamarme infantiloide, pero así soy yo, fácil de contentar, ponme una mesa con dieciocho ingredientes a elegir y un compañero de trabajo llamado Lechuga y seré la tía más feliz del planeta. Además dan cheques gourmet, ¡¡¡cheques gourmet!!! ¡En serio! Jo, llevo toda la vida queriendo trabajar en un lugar donde dieran cheques gourmet; es como jugar a los sims todo; mi matrix particular se está despendolando en exceso; para cuando me desenchufen lo voy a pasar fatal desayunando papillas de bario.

Bueno, no sigo, no tengo nada que contar, aparte del hecho de haberme convertido en una pieza más del engranaje capitalista. Podéis escupirme ya, pero cuando me compre la scooter en septiembre iré veloz como el viento y ningún escupitajo me alcanzará, muajajaja!

4 comentarios

  1. Iba a preguntar si trabajas en un taller chino, pero ellos son más de arroz.

  2. Tenemos todos los ingredientes para una psicotrópica ensalada. Por favor no nos prives de próximas degustaciones. Delicioso blog, aunque me da la sensación de estar leyendo a otra persona, con la que compartes sangre italiana y candorosa locura.
    Scusate la franchezza.
    ¿Qué tal te sienta lo de medium?

    Por si se te hubiera pasado en imperdonable descuido, y en agradecimiento por el show Pop Porno, otra delicia de estos genios: http://www.youtube.com/watch?v=VQ5srkZLK94

    Y ahora, a pesar de la incredulidad general -y la luz que se cuela por la ventana-, toca volver a andar por mi sueño. Un beso.

  3. Pos lleva cuidao cuando vayas con la scooter, porque hay por ahi muchos aficionado a escupir contra el capitalismo, por la ventanilla del coche, y ya puedes ir por la izquierda o por la derecha que te lo llevas en to el centro democrático de la cara.

    P.D. Que dure ese curro

  4. No nos dejes sin el reporte semanal de tu exito orgasmus, ya sabemos que no fuiste a Barcelona para encontrarte a ti misma, sino para encontrarte a muchos otros debajo! Compartelo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: