Dónde pago, cago.

No sé si echariáis de menos a Di Nabo Descomunale, antaño leit motiv ocasional de mis entradas. Yo ya no.  Si él y la señorita Prozac volviesen a verse dentro de unos años el reencuentro no sería especialmente dulce.

Y es por esto que yo creo que cuando has tenido a alguien dentro de ti metafórica y literalmente hablando,  luego no puedes coleguear de buen rollo como si te cayese bien. No seamos tan “zens” y dejemos de hablar con nuestros ex; es ley de vida.


SEC. 34. INT. SALA DE ESTAR DE MISS PROZAC. MADRUGADA.

Hay dos sofás de dos plazas cada uno, Miss Prozac (29 años) en uno de ellos, se lía un cigarrillo de vainilla vestida con un camisón corto y una bata de raso negra, sus gestos y su lenguaje corporal parecen indicar que está sola, pero no es así; Di Nabo (26 años) está sentado en el sofá contiguo, impecablemente vestido y abierto de piernas no tan impecablemente la mira serio y con suficiencia, masajeándose la sien izquierda con los dedos índice y corazón de la mano correspondiente.

DI NABO

¿Y qué pasó?¿ Te enamoraste y te olvidaste

de mí?

MISS PROZAC

Tú te crees que la génesis de todo en esta

vida está en tu santo ombligo italiano, ¿no?

primero me olvidé de ti, pasó un tiempo hasta

que ya casi no podía recordar ni tu cara, y

después, me enamoré. There is not consecuential

relation, my friend. (le da una rápida pasada

de saliva al cigarrillo con la punta de la

lengua terminándolo de liar)

DI NABO

Tengo que creérlo… (pausa) ¿Y qué tal…?

MISS PROZAC

¿Y qué tal qué? ¿El sexo, no? Qué infantil eres…

(pausa, da una calada larga) Pues de momento

no me escupe ni nada.

DI NABO

Qué aburrido…

MISS PROZAC

¿Quieres en serio que te explique hasta qué punto

resulta imposible contabilizar mis orgasmos?

DI NABO

¿Por qué? ¿No has tenido ninguno? Mi dispiace.

MISS PROZAC

(sonríe)

(pausa) Te diré que si juntase todos los estornudos

que he tenido y los comprimiese junto con las veces

que me he aguantado para hacer pis y cuando por

fin lo he hecho se ha descongestionado todo mi

cuerpo sintiendo una levitación e ingravidez casi

divinas sólo me acercaría… ¡un poco! al polvo

que echamos esta mañana.

DI NABO

(incómodo)

Eres una sádica de mierda.

MISS PROZAC

¡Pues no preguntes! Yo no lo he hecho.

Así me siento yo con un ex, suficientorra y como vestida de hombre

Así me siento yo con un ex, suficientorra y como vestida de hombre

DI NABO

Pero de haserlo, yo, que soy mucho más

elegante, te hubiese resposto que esa chica hace

gimnasia rítmica desde los ocho años.

MISS PROZAC

(soplándole a la cara)

Tópico y fallido, amico. Me es dificilísimo sentir

envidia de los desórdenes mentales y alimenticios

de tu novia gimnasta.

DI NABO

¿Crees que se podría medir cuál de los dos gana

en felicidad al otro?

MISS PROZAC

Abstenerse de competir en este caso es ya un premio.

DI NABO

(se pone de pie y pasea por el salón) ¡Bueno! Tú

sempre has sido más conformista que io, así que

estarás más satisfecha con menos.

MISS PROZAC

Yo no ambiciono menos, ambiciono cosas distintas.

DI NABO

Ambichionas cosas más fásiles de conseguir.

cualquiera puede tener un novio tirado, un trabajo

de merda y un blog pretencioso.

MISS PROZAC

Yo no tengo blog.

DI NABO

Yo tengo una inyeniería y una novia rica y escultural.

MISS PROZAC

Sólo te falta el psicoterapeuta y ya podréis salir

en una revista de muebles.

DI NABO

Reconócelo, soy mucho más afortunado que tú.

MISS PROZAC

Hace un minuto prácticamente has confesado

que no eras feliz, tío loco. No pienso admitir

ninguna amargura para tu regocijo de ser inmundo.

Me he reído más en los últimos meses que en toda

mi infancia y tú, sin embargo, tienes las mejillas

sustancialmente más flácidas que la última vez por

falta de gesticulación. Si querías exorcizar

tus frustraciones buscando caquita en mi vida

debiste quedar mejor con tu ex de la adolescencia

a la que sí dejarías lo suficientemente traumada

para que hoy día sea una yonki asesina bebés

con remordimientos.

DI NABO

Tú sigues enamorada de mí ¿eh?

MISS PROZAC

Oye, que la ira me ponga cachonda no tiene

nada que ver con el amor.

Miss Prozac se levanta y camina hacia otra habitación de la casa hasta salir de plano.

DI NABO

¿Adónde vas ahora?

MISS PROZAC

A masturbarme. Soy una mujer fiel.

Di Nabo sacude la cabeza y sonríe resignado.

Funde a naranja.

6 comentarios

  1. todas las conversaciones importantes deberían acabar con el fundido a naranja… qé toqe! qé clase!
    aunqe creo qe la prozac debería pagarle y luego cagarle, desde qe di nabo descomunale tiene sonrisa de resignación ya no mola tanto…

  2. “”No seamos tan “zens””.

    ESTO ES UNA BARBARIDAD.

  3. a ver, si la relacion ha acabado bien, es decir, si nadie ha hecho ninguna gilipollez demasiado gorda o se ha comportado como un(una) cri@, no veo ningun motivo para, pasado un tiempo y asentado el polvo, no llevarse bien

  4. TUCQSLLP, la caca está ahí siempre, acechándonos como en un callejón sin salida. Dentro o fuera, da lo mismo.

    Ah… Perico, te estás volviendo mu finico tú me parece a mí.

    Sinuhloa, sobre todo “asentado el polvo”, en efecto.

  5. “A masturbarme. Soy una mujer fiel.”

    Eso es una chica con clase y principios.. =)

  6. El onanismo como medida contra el adulterio, Dawny, y luego dicen que hay que estudiar psicología para poder dar consejos de calidad, eh?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: