PESTERA MUIERII o tú qué tienes entre las piernas, pues?

Hace un par de semanas el chico que me acompaña en los momentos más felices y menos remunerados económicamente de mi actual vida entró conmigo en una tienda de ropa femenina de baratillo y connotantes punkis de diseño calculado, me dio un billete de veinte euros y al más puro estilo Richard Gere de barrio me espetó con una sonrisa limpia: “cómprate lo que quieras, nena” y añadió un sugerente: “mira, ahí hay tangas a par por tres euros”. Entre los artículos que el presupuesto me permitió adquirir se encuentra uno que perfectamente podría ser el atrezzo macguffin perfecto para una revisión de la filmografía Hitchcockiana por su malditismo implícito. Se trata del tanga negro con el dibujo exacto del hombre verde – pero en blanco – de los semáforos caminando igualmente de lado pero con las piernas algo más abiertas de lo habitual y una leyenda en mayúsculas que reza bajo el dibujo: “Pestera Muierii”.

Pestera Mueirii significa, no sé aún si en euskera, algo parecido a “Caverna femenina” o eso creo después de revisar las primeras fotos que aparecen en google al buscar el término. Empezamos mal, no me gusta nada tener que señalizar mis zonas erógenas, me parece una falta de respeto doble: hacia la eficiencia y perspicacia de mi amante y hacia la morfología de mis caracteres sexuales. El caso es que desde que poseo esas bragas no he parado de tener pesadillas con rechazos eróticos; parece que mi yo onírico ha comenzado a cobrar entrada por adentrarse en la ruta de mi “Woman’s cavern” y a los otros personajes de mi subconsciente no les ha parecido nada bien y se están rebelando cambiando radicalmente sus roles amables en mis sueños por los diametralmente opuestos de dispuestos empujadores hacia las vías del metro, bebés suicidas incontrolables o abuelas que se cuelan en la cola del Caprabo; todo muy terrorífico pero con una edición fotográfica de gran calidad, no sé si a vosotros os pasa, pero a veces tengo la sensación de que el director de arte de mis sueños debe ser Sven Nykvist o Freddy Young (estas cosas me las curro para parecer pedante, pero en cuanto acabe el post ya se me han olvidado estos dos pavos, es dificilísimo ser una snob cultivada con la memoria de mierda que tengo; esto para el blog mola, pero luego me llevas a un coctail organizado por Nuria Espert y todo serán largos suspiros de bochorno hacia mi flequillo). Hoy, después de tanta pesadilla, todo mi malestar psicológico por culpa de las bragas malditas que, por cierto, no son de mi talla y dado que los regalos no se deben cambiar las uso como adorno de la esquina superior derecha de mi espejo de tocador – para darle precisamente toda la dimensión que se merece al concepto “tocador”– se ha comprimido en la persona de… y aquí llega lo difícil, lo que yo he venido en denominar: “ser de sexo indefinido y humor paradójicamente sexista con el aspecto y el estilismo lo suficientemente ecléctico e inclasificable como para poder ser un secundari@ de Lynch o el primoabuelo hermafrodita tunero del cantante de El canto del loco”. ¿Qué haces cuando tienes que trabajar cerca de alguien así? Sobre todo cuando la gente se dirige a esa persona por un apelativo que puede ser bien un apellido; correspondiente por tanto a cualquier género sexual, o un nombre masculino.

Puede que Conan no parezca una mujer, pero no seamos claros, tampoco parece un hombre

Puede que Conan no parezca una mujer, pero no seamos claros, tampoco parece un hombre

No tengo nada en contra de la ambigüedad, el hermafroditismo o lo que tan de moda está ahora en ese universo paralelo que nos acecha que es tele 5: “la reasignación de género”, pero creedme, esta persona sea lo que sea no es simpática y temo de veras por mi seguridad personal si en algún momento al interactuar con él/ella equivoco la naturaleza de sus genitales con una “a” o una “o” potencialmente mortíferas. Por ello, y sin ánimo de que os acostumbréis a que relacione la primera y la última parte del post he llegado a la brillante determinación de obsequiarle con mis bragas malditas. Es altamente probable, y aquí sí acoto la cuestión, de que si se trata de un hombre, procure ser lo suficiente políticamente correcto como para fingir alguna clase de halago por mi aparente insinuación sexual heteroque traducirá en un comentario sexista en voz alta y quizás una traumática – para mí, y puede que mucho a la larga – palmadita en zona blanda de mi cuerpo. Si es una mujer, lesbi o no, se extrañará bastante y no reirá la gracia en modo alguno, es posible que me tire la Pestera Muierii a la cara, pero me lo tomaría como el confeti bendito de mi triunfo como detective new age. En fin, soluciones absurdas frente a dilemas repugnantes.

Hay que darle alguna clase de cohesión a todo este absurdo, sobre todo ahora que Lost se acaba y la vida cotidiana va a perder un poco más de sentido.

5 comentarios

  1. He de decir que el gesto a lo Gere me ha hecho gracia… cuando tenga dinero se lo hare a alguna señorica ^^😄 XDDDDDD tiene un toque de ‘machismo amable’ tipo ‘cariño no puedo atenderte, toma 100 dolares y comprate algo bonito’ XDDD

    en cuanto a lo androgino de esa criatura k mencionas .. podrias preguntarle su nombre completo XDD o mirar si tiene mas pakete k tetas …. o si tiene nuez o mirar a k baño va

    aunk la solucion “Pestera Muierii” es mas divertida

  2. Me has hecho buscar la filmografía de Sven Nykvist y Freddy Young… gracias, ahora yo también me siento un poco más culta =) (y mañana tampoco recordaré quienes eran O.o)
    Y por si fuera poco me has dado una idea estupenda para adornar el espejo del tocador… Cada día me gusta más este blog ^^

  3. Jejeje… Con la pereza que me da a mí comentar blogs! Pero ha sido ver a Conan y entrarme unas ganas locas de darte mil besos y abrazos. Tenía que hacértelo saber. Espero que estés bien y que tu corazón no quepa en sí de gozo.

  4. Sinuhloa, el “machismo amable” se merece un post completo; lo intentaré en breve. En cuanto al trans, es una chica venida a chico por lo que discretamente he podido averiguar sin llegar a mirar nunca fijamente, como contemplando un eclipse.

    Dawny, ¿verdad que mola el cultivo intelectual a ráfagas? Son como pequeños orgasmos encefálicos. Gracias😉

    Pelle, sólo adorné el post con Conan intentando llamar tu atención; lo sabes. Te añoro y también espero que estés bien e igualmente plenísima de gozo.

  5. jejeje,’pestera muierii’ no es en euskera,es en rumano,y significa ‘la cueva de la mujer’…aunque en el titulo este, se utiliza una palabra antigua,no del diccionario para definir ‘mujer’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: